FRONTERAS, MIGRANTES, LOCOS

Sir Isaiah Berlin elaboró una teoría acerca de las fronteras. y el genio político carismático. Dando los ejemplos de Napoleón, Teodoro Herzl, José Stalin y Adolf Hitler, especuló sobre la peculiar psicología de muchos líderes políticos nacionalistas fanáticos, y señaló la frecuencia con que estos hayan nacido en regiones fronterizas: el hecho de que vinieran fuera de la sociedad que lideraron, o de sus comarcas exteriores, para Berlin tenìa que ver con la visión despreciativa que muchos de estos personajes tenian sobre las mayoría de los habitantes de sus países.

El tema de las fronteras es de actualidad en períodos en que las migraciones entre países han aumentado, y se transforman en noticias cotidianas en la prensa internacional y también chilena. Atravesar su límite internacional define las migraciones externas hacia un país, y en algunos lugares el paso de una provincia a otra sigue teniendo consecuencias personales y aun legales. El desplazamiento rural-urbano es tema de muchos conflictos familiares que llevan a consultar a profesionales de la salud mental.

En el caso de los cuadros clínícos y las clasificaciones actuales, las patologías fronterizas o borderlines son tema de controversia entre psicopatólogos clásicos y psicoanalistas de diversas persuasiones. Las clasificaciones continuas miran a las transiciones entre un cuadro y otro como un proceso gradual, mientras que las discretas ven a cada entidad clínica como un islote separado por un curso de agua o de montañas en la metáfora geográfica.

Lo anterior se aplica a diversas disciplinas. En el terreno literario, el novelista chleno Alberto Fuguet ha denominado Tránsitos (Fuguet A. Tránsitos: Una cartografía literaria, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, Santiago de Chile, 2013) a sus memorias sobre su evolución como escritor. Allí señala como su crianza inicial en California, que hizo que su idioma infantil fuera el inglés lo marcó profundamente, y que su vida adolescente en Chile, donde fue hostigado por su acento gringo, determinó su sensación de extrañeza y le permitió ser un observador atento de muchas características nacionales.

En el caso de las psicobiografías que siguen el método del psicoanalista Erik Erikson, el tema del paso de una familia a otra, como fue el propio caso de Erikson, hijo adoptivo de una familia alemana, hace que las transiciones entre países en la infancia influyan en las características adultas. Entre los ejemplos hispanoamericanos de lo anterior está el ejemplo de Simón Bolívar, que como señala Francisco Antonio Encina (Bolívar: Bosquejo Psicólogico. Nascimento Santiago de Chile 1958), hizo que el Libertador nacido en Venezuela pero criado aristocráticamente en Europa, se sintiera siempre extraño en el viejo y el nuevo continente, y que tratara de elaborar ese sentimiento unificando todo el continente desde Panamá a la Patagonia en un solo país, la Gran Colombia. Esta unión la predicó alrededor de un profundo odio a los españoles, lo que en definitiva llevo al fracaso de su gran sueño de la unión de los hispanoamericanos.

6. Otro elemento interesante es el diagnòstico psico-patológico de los próceres. En la primera obra psicobiográfica de Erikson, sobre Martín Lutero, este se refiere a la estructura obsesiva de la personalidad de este, Ya como monje en el convento el gran reformador se destacó por lo meticuloso de sus escritos, y el mismo describiò como las 21 tesis de Wittemberg se le vinieron a la mente cuando estaba sentado defecando en su “trono” en esa ciudad. En el caso de Bolívar, en la disección psicológica antedicha, Francisco Encina señala como una característica propia del Libertador el “movimiento perpetuo“. Bolívar no podía estar tranquilo y estaba constantemente moviéndose ya desde niño, ya adolescente a los 17 años salió de su país natal para recorrer México, España, Madrid e Italia, y durante sus campañas bélicas se desplazo constantemente no solo entre Venezuela y Colombia, sino que llegó hasta Panamá en el norte y hasta Tacna hacia el sur. Esto, junto a su audacia como jefe militar le permitió ampliar el dominio de la Gran Colombia a un territorio mayor que el imperio de Carlos II de España, pero sin contar con la organización y disciplina del imperio hispano. El diagnóstico de trastorno de déficit atencional con hiperkinesia es una de las posibilidades que surgen de múltiples descripciones de la personalidad del Libertador, lo que en términos indiividuales lleva a dificultades en estabilizar la personalidad, y en términos políticos ha llevado a la ingobernabilidad del sueño bolivariano hasta nuestros días.

El filósofo frances Gilbert Simondon (Sobre la Filosofía, Buenos Aires, Cactus,2018 ), profesor de Metafísica en la Sorbonne, y especializado en el tema emergente de la Filosofia de los Objetos Técnicos, ha insistido en su concepto de metaestabilidad. Basado en la teoría general de sistemas de Bertalanffy,  Simondon señala que los sistemas tienden a tener dificultades iniciales para estabilizarse, y que pueden presentar fallas tempranas, lo que les hace complejo llegar a insertarse en el mundo circundante. Pero cuando lo logran, el equilibrio alcanzado les permite funcionar por largos períodos en forma pareja. Esto es denominado por el equilibrio metaestable. En el caso de Simòn Bolívar, después de crisis personales, militares y políticas complejas, llegó a encarnar el ideal americano de una patria común hispanoamericana, y pudo liberar tres veces a su país, Venezuela, del dominio hispano.

En un plano diverso, el de las psicoterapias, un profesor de psicología reconocido, Marvin Goldfried, nos señala (Marvin R. Goldfried, Obtaining Consensus in Psychotherapy: What Holds Us Back? , American Psychologist, 2019, Vol. 74, No. 4, 484–496 ) la dificultad que ha tenido el campo de las psicoterapias para madurar. Tal como los países latinoamericanos tendieron a rechazar la unión que pudiera haberlos fortalecido, y fraccionados en múltiples países en disputa entre ellos, Goldfried señala que el campo de las psicoterapias no ha podido salir de las disputas escolásticas entre diversas teorías, y que ha tenido dificultades en tener un lenguaje común sobre el cambio. Esta dificultad ha llevado a que en las ultimas décadas haya tenido que aceptar cada vez mas un punto de vista médico y psicofarmacológico, buscando indicadores bioquimicos y neuroanatomicos para las intervenciones psicosociales.

En el Instituto de Estudios Médico Psicológicos hemos buscado un lenguaje común que nos permita, desde una visión amplia de los problemas emocionales, poder realizar evaluaciones clìnicas, psiquiatricas y psicologicas, para luego personalizar las terapias individuales, sistémicas o grupales necesarias

Dr Ramon Florenzano
Director Medico IEMP

SEROTONINA, FLUJOS Y CORTES, GEOGRAFIA NORTE-SUR

Serotonina, la ultima novela de Michel Holleubeck, muestra en forma magistral el rol del cerebro y su envejecimiento en la vida de un intelectual francés que ve como su vida se desploma. Después de haber hecho una carrera como euro-burócrata haciendo informes tecnicos para el parlamento europeo en Bruselas, pide la baja para dedicarse a escribir en la Normandía, donde recuerda sus amores y amoríos, se re-encuentra con un aristócrata amigo desde su infancia, y termina trágicamente su vida (Houllebeck Michel. Serotonina. Barcelona, 2019).

En el mundo cultural francés, el psicoanálisis freudiano y la filosofía francesa del siglo XX se cruzaron en los aportes de Jacques Lacan, por un lado, y de Gilles Deleuze, por otro. Lacan propuso una re-lectura de Freud, volviendo a sus textos clínicos iniciales, y en la metafísica que se centró, en la tesis doctoral de Deleuze, en el tema de “La Diferencia y la Repetición”(Deleuze, Gilles. Repetición y Diferencia: Introducción. Barcelona: Cuadernos Anagrama, 1972 ).

Deleuze, desde su inquietud filosófica por un tema que viene desde Aristóteles y el principio del tercero excluido, distingue entre la teoría del conocimiento especulativo, aplicable a principios universales, y la diferencia dada por casos particulares, y explora los aportes del psicoanalisis lacaniano, en asociación con un psicoanalista de esa persuasión, Felix Guattari.

El tema anterior, que Sigmund Freud denominó “Compulsión a la repetición”, lo encuentra Lacan en su teoría sobre “Flujos y Cortes”, que es aplicada por Deleuze y Guattari en la trilogía que comienza con el “Anti-Edipo” (Deleuze Gilles y Guattari Felix: , Anti-Edipo: Capitalismo y Esquizofrenia. Paidós, Barcelona, 1973.), señalando que el funcionamiento corporal se puede describir como flujos continuos que son interrumpidos a veces por procesos normales, otras por procesos psicopatológicos. En ambos se producen transformaciones: el alimento que entra por el orificio oral, es transformado por el organismo a lo largo del tubo digestivo, asimilando nutrientes que mantendrán vivo al organismo que alberga al tubo, y eliminando los residuos no utilizables a través del orificio anal. En la psicopatología neurótica, descrita en las etapas del desarrollo sexual freudiano, el periodo oral es sucedido por diversas zonas erógenas hasta llegar a la fase genital, donde el individuo se puede reproducir, produciendo nuevos organismos menores.

El proceso anterior adquiere ribetes severos en las psicosis, terreno en el que profundizaron Jung, Klein y Lacan sucesivamente. En estos post-freudianos, el psicótico no vive en el esquema de la familia pequeño burguesa francesa (papa-mama-Yo), sino en un universo productivo que enfrenta las maquinas deseantes edipicas clásicas con las maquinas paranoides, o las maquinas ascéticas, que no llegan a la capacidad reproductiva.

Deleuze y Guattari intentan aplicar la teoria sociológica critica a su mixtura filosófico-psicoanalítica, señalando que así como el neurótico se mueve en el mundo pequeño burgués, el psicótico entra al terreno de la producción de objetos “esquizo-analíticos” y que el esquizofrénico debe ser tratado en el terreno de lo Real, y. no de lo Imaginario. Esto implica que la realidad material producida por el esquizofrénico es transformada de diversos modos (conectivo, disyuntivo, transductivo), que permiten avanzar en el camino de la historia, entendida desde una perspectiva marxista.

Los conflictos individuales anteriores son ampliados a nivel internacional por el conflicto entre los países del Norte, ricos en capital, y los países del Sur, ricos en materias primas. Este conflicto ha sido transgeneracional y geográfico, en la historia de nuestro continente: Hispanoamérica viene de un periodo colonial que comenzó en 1492, con la llegada de Colón a nuestras costas, y que culminó en un largo proceso de independencia del yugo español hace doscientos años. Este conflicto se vivió de modo diverso en Mesoaméria y Sudamérica del Norte, en la gesta liberadora de Simón Bolívar y sus seguidores, y en América Septentrional, donde José de San Martín, Bernardo O´Higgins lideraron la expulsión del dominador extranjero. Lo anterior se vuelve a vivir fuertemente en el actual reanimar el ideal bolivariano desde un conjunto de países sudamericanos, y su confrontación con aproximaciones mas reflexivas que aceptan la hegemonía, ya no hispana sino anglosajona en el plano económico y socio-cultural en nuestros países.

¿Que tiene esto que ver con la salud mental? Los tratamientos de los cuadros emocionales comenzaron en el siglo XIX centrándose en modificar materialmente al cerebro, con la afirmación de Griesinger Las enfermedades mentales son enfermedades cerebrales. La psicopatología alemana clásica, desde Kraepelin en adelante, buscó la explicacion corporal de las enfermedades mentales, búsqueda que se ha retomado hoy día con los avances de las neurociencias, y retratada en la novela de Hollenbeck. Las terapias psicosociales fueron inauguradas por el psicoanálisis freudiano, que para muchos científicos actuales, es una pseudo-ciencia, con premisas basicas indemostrables. Varios de los autores antes aludidos, como Lacan y Deleuze, han sido criticados como incomprensibles o denunciados como impostores intelectuales. Esta impostura puede estudiarse desde la perspectiva empírica de la medicina basada en la evidencia actual, o explorando su consistencia interna metafísica o filosófica.

Las intervenciones bioquímicas, con estabilizadores de ánimo, son hoy mas solicitadas por quienes piden atención de salud mental que las psicoterapias clásicas. En su importante texto reciente Ricardo Capponi ( Capponi Ricardo. Felicidad Solida: Sobre la Construcción de una Felicidad Perdurable. Caligrama, Santiago de Chile, 2019. ) plantea la necesidad de encontrar una base empírica mas allá de los textos de autoayuda, que el encuentra en su concepto de Felicidad Sólida. Paradojalmente, Capponi hace una extensa y documentada revisión de hallazgos de estudios basados en la experiencia para concluir que el concepto de Bauman lleva a que la acción que produce cambios se basa en las experiencias vividas por las personas a lo largo de su vida. Esto ha sido afirmado por muchos teólogos y filósofos a lo largo de los siglos.

En su análisis etimologico de la palabra “experiencia”, que el usa en vez del termino vivencia, Capponi subraya el término ex, que alude a mirara desde el exterior. y no desde dentro. El cambio no se produce desde el mundo interno, sino en el contexto. Esto se ejemplifica en la progresiva centralidad de los in-migrantes, que por definición son quienes atraviesan fronteras, y pueden mirara a los habitantes originarios desde una perspectiva comparativa.

En el Instituto de Estudios Medico-Psicológicos hemos explorado el tema de los inmigrantes desde una perspectiva clinica y preventiva, tema en el cual hemos preparado uno de nuestros recientes Boletines, disponible para los lectores interesados.

Dr Ramon Florenzano Urzua
Director Médico IEMP

MATTE BLANCO, LACAN Y MODELOS MATEMATICOS.

 

Uno de los aportes mas duraderos de Ignacio Mate Blanco es su teoría sobre la Bi-lógica. El nombre que le dio parece un juego de palabras, ya que puede entenderse como una lógica doble, que es lo que la relaciona con el psicoanálisis freudiano, y la distinción entre proceso secundario (regido por la asimetría y la lógica aristotélica), y el proceso primario (comandado por la simetría y dirigido a la satisfacción del deseo). Puede entenderse también como una teoría Bi(o)lógica, subrayando su conexión con la biología: para Freud el psicoanálisis siempre fue una Psicobiología.

Lacan también evolucionó desde una re-lectura de Sigmund Freud basada en la lingüística, hacia sucesivas formulaciones matemáticas: su lingúistica se basó en las teorías de Raymond De Saussure, y en el hecho de que el discurso hablado es lo que permite la comprensión simbólica del paciente. Su apotegma “El inconsciente está estructurado como un lenguaje” marca un salto desde la comprensión desde el Edipo, que permite interpretación simbólica, hasta las lecturas pre-verbales del desarrollo temprano. La matematización del pensar de los psicóticos en Matte fue comentada por Lacan en uno de sus seminarios.

Sigmund Freud comenzó su carrera académica como investigador en neuro-patología en la Universidad de Viena, y su Proyecto para una psicología para Neurólogos (1897) fue su intento de explicar con diagramas del sistema nervioso las propiedades del sistema nervioso utilizando la doctrina neuronal de su época. En nuestro medio León Cohen ha estudiado en detalle la relación de este escrito temprano de Freud con las teorías jacksonianas, centradas en la facilitación de la descarga neuronal rápida en el paleocortex primitivo, y la inhibición posterior del lóbulo pre-frontal. El celebro triuno de MacLean fue un modo mas reciente de referirse a esta estructuración en capas del funcionamiento mental.

Matte durante su estadía en Inglaterra y luego en Estados Unidos estudió en profundidad las ideas de Bertrand Russell sobre lógica matemática, y luego las aplicó al estudio de las psicosis. Cuando volvió a Chile en 1944, estas teorías estaban a la vanguardia en las matemáticas anglosajonas. En su primera obra publicada en Chile (Principios de Psiquiatría Dinámica), Matte ya esbozó sus teorías posteriores acerca del doble modo de pensar del cerebro, uno mas intuitivo y rápido, otro reflexivo y más lento.

Los avances computacionales durante la II Guerra Mundial, tanto en Alemania con Von Neumann, como en los Estados Unidos, llevaron a intentos de aplicar esos descubrimientos al cerebro, considerado ya entonces como un macro-mega-computador. McCulloch, Pitt y Turing, pensaron que las neuronas funcionaban con lógica binaria.

Mientras que Matte en Chile pasó a dedicarse a su inserción en el mundo académico, y a gestionar la construcción de una nueva Clínica Psiquiátrica Universitaria, en el mundo neuro-cientìfico de la post guerra comenzaron las aplicaciones de la teoría de la lógica binaria que miraba al cerebro funcionando en forma de blanco y negro: todo o nada. Esto se tradujo en teorías conductuales basadas en las ideas de Hebb y otros psicólogos experimentales.

Jacques Lacan, por su parte, desarrollo una teoría diferente, centrada en flujos y cortes, que fue en la década de los 50 elaborada por un brillante joven filòsofo, Gilles Deleuze, que en su Anti Edipo elaboró una mirada centrada en los escritos lacanianos aplicados a la psicosis.

Posteriormente tanto Deleuze como Lacan derivaron a teorías diversas, en el caso de Lacan en sus escritos tardíos, en los cuales buscó modos de expresar topológicamente aquello que el lenguaje no podía expresar: sus usos de la banda de Moebius, o de los tres círculos de Borromeo lo llevaron a plantear que era posible matematizar el funcionamiento del inconsciente, tal como paralelamente lo estaba intentando hacer Matte en Chile y luego en Italia. La tesis de Deleuze titulada Diferencia y Repetición, fue aplicada en su trilogía sobre el psicoanálisis relacionándola con la compulsión a la repetición freudiana, centrada en el concepto de habito de Deleuze, que se liga también con los cuadros obsesivos.

Matte aplicó su teoría bilógica a la psiquiatría y al psicoanálisis, y en clínica a los procesos psicóticos. Sus obras finales fueron intentos de difundir en el mundo anglosajón sus puntos de vista. Una de ellas (Pensar, Sentir, Ser) ha sido recientemente traducida y publicada en Barcelona.

Siri Huvstedt elabora lo anterior en The Delusions of Certainty en relación a otro tema de actualidad. Esta escritora y neurocientífica plantea que el camino tomado por la inteligencia artificial (IA) es errado al usar un modelo computacional binario: la analogía del cerebro con el computador falla al pensar que el primero funciona reduciendo la información a un código alternativo: positivo o negativo. El cerebro es mucho mas complejo que esto, y usa modelos continuos intercambiables, que es lo que planteó Lacan con su uso de la banda de Moebius, que tiene un solo borde, o Matte con su idea de que hay una lógica superficial asimétrica que al profundizarse, se transforma en otra simétrica, que considera clases y no individuos.

 

Ramon Florenzano Urzua

Carlos Altamirano, la gesta de Prat y la confianza epistémica

Muere Carlos Altamirano Orrego, en los días en que se celebran las Glorias Navales Chilenas, y es velado en la sede del Partido Socialista chileno, en el cual militó. Vuelven a las páginas de los diarios los recuerdos de su famoso discurso del 9 de septiembre de 1973, que para historiadores de diversas posiciones marcó el comienzo del final de la democracia representativa que había imperado en Chile desde la década de los 1930.

Muere cerca del aniversario de la muerte heroica de Arturo Prat Chacón en la cubierta del Huáscar, en un gesto audaz que trajo el enrolamiento masivo del pueblo chileno en la Guerra del Pacífico. Prat y Altamirano comparten el haber sido abogados de la. Universidad de Chile, y haber participado en conflictos bélicos en forma valiente pero impulsiva. El abordaje del Huáscar fue un gesto heroico que volcó a la opinión publica chilena a luchar por la victoria sobre los vecinos del norte, y selló el destino final de la Guerra del Pacífico. El discurso de Altamirano, del 9 de Septiembre de 1973 que para algunos (Ver Comentario de Gonzalo Rojas “Altamirano contra Altamirano” (El Mercurio 22 de Mayo de 2019), llevó a una guerra interna, con muertos, prisioneros y torturas cuyos efectos vivimos hasta hoy día.

Carlos Altamirano venía de una familia tradicional chilena: fue nieto de Luis Altamirano Talavera, militar que participó en el golpe de Estado que derrocó a Arturo Alessandri Palma en 1925, y que a su vez fue suplantado por Carlos Ibáñez del Campo, en su primer período presidencial. Por el lado materno, era hijo de Sara Orrego Puelma, hermana del médico fundador de la tisiología chilena, el Dr Hector Orrego. Su hermano, Guillermo Altamirano Orrego, formó el primer servicio de psiquiatría infantil en un hospital pediátrico, en el Hospital Luis Calvo Mackenna. En el gobierno de Salvador Allende, independizó ese Servicio obteniendo del Presidente los terreno s del Sanatorio San Luis, en el cerro Navidad, en la Comuna de Las Condes, para formar un hospital psiquiátrico para niños y adolescentes, de clara inspiración psicoanalítica. Una de sus discípulas, la Dra Elena Castro, ha resumido esos años en su “Historia del Psicoanálisis de Niños y Adolescentes en Chile”, Reunión Científica Asociación Psicoanalítica Chilena 23 de mayo de 2019.

Durante su extensa vida, Altamirano tal como Prat, no solo estudió Derecho sino que enseñó sus temas de experticia, el Derecho Económico, en la misma Escuela donde Prat hizo clases. Prat pensaba retirarse de la política después de su desempeño en la comandancia de la Esmeralda, para volver a sus labores docentes y jurídicas. Altamirano en esa Escuela se hizo amigo de Clodomiro Almeyda, Andrés y Patricio Aylwin, y de otros políticos con los que tendría relaciones variables de cercanía o enemistad a lo largo de su larga vida.

En El Mercurio del 22 de mayo de 2019, un jurista actual, Gabriel Muñoz Riveros comenta acerca de los sucesos previos al 11 de septiembre de 1973 diciendo que “la izquierda chilena aparecía movida por un impulso suicida”. El antedicho discurso del Senador Altamirano para algunos precipitó los acontecimientos que terminaron con el ciclo democrático parlamentario, inaugurado en la Republica Socialista de Marmaduke Grove, Dávila en la década de los 30. Para Muñoz, tanto Allende como Altamirano fueron impulsivos y poco conscientes de la actitud de la mayoría de los chilenos que valoraban la estabilidad de las instituciones parlamentarias. Altamirano, en sus discursos previos en convenciones del Partido Socialista en Linares y Chillán, había tomado un camino que lo acercaba al proceso cubano y a los ejemplos populistas peruanos de Victor Raul Haya de la Torre. Este ultimo ha vuelto a re-aparecer en las notiicias recientes a raíz del suicidio de su discípulo favorito, el expresidente Alan Garcia.

6. La transmisión transgeneracional de los ciclos vitales se puede ver en la imbricación de las historias de personajes gravitantes en el imaginario nacional. El abuelo de Altamirano comenzó como Ministro del Interior del Presidente Alessandri Palma. Cuando este renunciò para ir al exilio, asumió la primera magistratura como Presidente Interino, y fue miembro de la Junta de Gobierno que lo reemplazó. Fue desplazado por otro de sus miembros, el coronel Carlos Ibáñez del Campo. Cincuenta años después, el nieto de Luis Altamirano trató de evitar otro golpe militar, que llevó a la instauración de una Junta de Gobierno, que fue reemplazada por una dictadura unipersonal, la de Augusto Pinochet Ugarte. En la gran crisis institucional de fines del siglo XIX, el Ministro del Interior del Presidente Balmaceda, don Belisario Prats Pérez, trató de evitar la lucha fratricida entre las facciones presidencialistas y congresistas, sin éxito. Su nieto, el general Carlos Prats González, aceptó ser Ministro del Interior del presidente Allende para evitar lo que se veía seria un enfrentamiento entre chilenos.

Los ejemplos anteriores muestran la endogamia de la clase dirigente chilena: don Belisario Prats era sobrino del presidente Jose Joaquín Pérez y yerno de don Andrés Bello. Carlos Altamirano y su hermano Guillermo como ya dijimos venian de una antigua familia criolla, eran parientes del presidente Jorge Alessandri Rodriguez por ambos lados (eran primos de Jose Pedro Alessandri Altamirano y su padre era don Carlos Altamirano Rodríguez). Por el lado materno, su tio el Dr Hector Orrego Puelma era el padre del Dr Hector Orrego Matte, quien también fue al exilio después de 1973. El Dr Orrego Matte era pariente del Dr Ignacio Matte Blanco, fundador de la Asociación Psicoanalítica Chilena. Diversos historiadores han señalado que la formación del “Estado en forma” como lo llamó Diego Portales, se debió a que Chile ha sido regido por el mismo grupo de familias desde la independencia hasta nuestros días.

La inmigración chilena, otro tema de creciente gravitación en nuestra historia reciente, viene desde la conquista española hace quinientos años, y ha variado desde entonces: los criollos dominantes después de la independencia en su mayoría eran de origen hispano, algunos como los Altamirano pasando por el Perú. Durante el siglo XIX y XX llegaron muchos inmigrantes desde diversos países europeos, en relación a las grandes guerras en ese continente. A fines del siglo XX, la inmigración ha vuelto a ser predominantemente hispanoamericana, sea peruana, o últimamente venezolana o haitiana. Los exilios han sido hacia esos países, como fue el caso de los Altamirano Orrego.

La historia del psicoanálisis es una de migrantes: El padre de Freud migró desde su Moravia natal hacia la capital del Imperio austro-hùngaro huyendo de los pogroms. Al final de su vida, debió huir nuevamente hacia Inglaterra para evitar la shoah. En el caso chileno, como señala la reciente “Historia del Psicoanálisis en Chile” de María de los Angeles Vergara, ha sido una de migrantes intelectuales o políticos que han fertilizado el desarrollo de esta disciplina en nuestro país. La larga vida de Carlos Altamirano es un ejemplo de maduración creativa: desde sus impulsivos actos juveniles hasta su rol en la renovación del socialismo como un sabio consejero en su edad avanzada lo demuestran.

Lo anterior muestra como la salud mental se nutre de los cambios en el contexto socio-político, y como las vidas individuales se ven afectadas por el vendaval de la historia. De los ejemplos anteriores debiéramos aprender a no temer al cambio, y buscar como promoverlo junto a la creatividad tanto en las terapias de nuestros pacientes como en la prevención de problemas actuales de la salud mental de los chilenos. El concepto de Peter Fonagy de “confianza epistémica” puede ser un aporte desde el psicoanálisis actual que ayude a avanzar en estos temas.

Dr Ramon Florenzano Urzua

SUICIDIO, CORRUPCION Y ENFERMEDAD MENTAL.

La muerte repentina del ex presidente Alan García ha creado sorpresa y reacciones encontradas en los últimos días. Los comentarios van desde quienes critican los pasos formales dados por la Fiscalía que buscaba aclarar los pagos recibidos por el extinto mandatario desde la firma alemana Oddebrecht, disculpando al extinto por encontrarse en un callejón sin salida, hasta quienes dicen que el auto-infligirse la muerte nunca es una salida admisible ya que es huir de la justicia terrenal. 2.

La corrupción entre los mandatarios parece ser una constante no solo en el Perú, sino a nivel global. Independientemente de haber sido democráticamente electos o haberse tomado el poder por la via violenta, muchos deben luego aferrarse a este para no tener que enfrentar, al salir, tribunales de cuentas, contralorías nacionales, o una opinión publica adversa. Alan Garcia trato de salir de su país, asilándose en el Uruguay, sin éxito hace pocos meses.

Muchos otros presidentes latinoamericanos, se encuentran en la misma situación. Desde Cristina Rodríguez en la Argentina hasta el expresidente Fox de Mexico han sido enjuiciados por sus decisiones y eventuales enrequicimientos ilícitos. Fuera de Latinoamérica, tanto en Estados Unidos como en Europa, muchos exmandatarios tienen que responder por sus actos, y hay unos cuantos encarcelados.

En el Perú, país con el que nos une una historia común, la mayoría de los mandatarios recientes o sus familiares están siendo procesados, están prisioneros o prófugos. Algunos de ellos, como el expresidente Fujimori han estado asilados en Chile confiando en la tradición jurídica y nuestro respeto al debido proceso.

Entre los temas eludidos por la cobertura de prensa, está la salud mental del fallecido presidente. Elocuente orador, de imponente presencia, militó desde joven en un partido populista, el APRA, fundado por Victor Raul Haya de la Torre, llegando en dos oportunidades a la primera magistratura de su nación.

Si resumimos su biografía, es de notar su incansable energía para mantenerse vigente políticamente, su resistencia a las críticas de corrupción, a la impopularidad creciente en su primer mandato, en la medida que sus medidas económicas populistas llevaron a una seria hiper-inflación, a sus disputas con los mandatarios de los países aledaños, incluyendo a Chile, y a su fácil reconciliación una vez que las circunstancias cambiaban: esto se dio tanto con la presidenta Bachelet como con el presidente de Bolivia. Oscilante entre la amistad cercana y el odio político, ha sido también acusado de matanzas de campesinos durante su primer mandato. Desde esa perspectiva, se ha postulado que podría presentar un trastorno afectivo bipolar, y que el fatal desenlace de su vida fue un acto impulsivo al verse arrinconado y enfrentado a algo muy temido por el, la encarcelación.

Es el segundo presidente suicida del Perú, después de Gustavo Jiménez en 1933, y junto a Salvador Allende y a Joao Goulart uno de los tres presidentes sudamericanos que se han quitado su mandato al verse arrinconado por circunstancias políticas o legales adversas. Tuvo dos matrimonios, así como hijos de otras relaciones extramaritales, lo que le fue públicamente enrostrado en el Congreso peruano. Por todo lo anterior, pudiera cumplir criterios para trastorno afectivo bipolar.

La psicopatología de los líderes, del presente y del pasado es un tema de interés no solo de sus psicobiógrafos, sino para historiadores y cientistas políticos. Muchos mandatarios actuales han descrito sus pseudo-percepciones (el presidente anterior que les habla por medio de un emisario alado), o bien han impuesto un régimen paranoideo, con espias y contra-espias, para poder llevar a la opinión publica a compartir sus puntos de vista. En la Sagrada Biblia, tenemos reyes suicidas, como Saul, otros dominados por sus hijas, como Herodes Antipas al degollar a Juan Bautista, o Apóstoles que siguieron a su maestro al ir conscientemente a su propia muerte, como Pedro al retornar a Roma.

La muerte de Alan García puede ser un paso en la visibilización del suicidio como enfermedad, o como producto de pathos trágico y auto-asumido, como en las muertes de Salvador Allende. Los psicopatólogos pueden discutir si se trataba de una bipolaridad, una hipertimia, o un temor fóbico al ser obligado a vivir en espacios reducidos.

En personas en situaciones de poder político, económico o financiero, siempre es bueno aceptar una evaluación de salud mental, que puede prevenir tragedias que luego enlutan a familias o naciones, y que influyen en el destino de miles de ciudadanos de a pie. En nuestros proyectos de investigación y prevención, hemos intentado iluminar situaciones complejas en las que la herencia genómica, los sinos transgeneracionales y el contexto socio-político se entremezclan

Dr Ramon Florenzano

PROGRESO: APROVECHANDO LAS ESCISIONES Y LAS EXPERIENCIAS PASADAS

En el medio académico, en las instituciones cientìficas y en la política global y nacional hay preguntas repetitivas: ¿como progresar haciendo concordar a grupos que aparecen opuestos? Un ejemplo reciente es la división de la primera asociación psicoanalitica chilena, que cumple este año 70 años de existencia y que abreviamos APCh. En la década de los 90 algunos psicoanalistas formaron el Instituto Chileno de Psicoterapia Analítica (ICHPA), que posteriormente se denominó Sociedad Chilena de Psicoanálisis. Como es habitual, ambas instituciones se llaman “chilenas” pero realmente son santiaguinas. Recientemente se ha formado otra sociedad, la Sociedad Psicoanalitica de Santiago. (APSAN), que es ahora un grupo de estudio en relación directa con la Asociacion Psicoanalítica Internacional (API).

Las esciciones no son necesariamente negativas: muchas veces catalizan el progreso académico, universitario, institucional, en las organizaciones que se dividen, o en los países donde grupos contrapuestos persiguen que la nación siga el camino que ellos le proponen. Tal como en un país, en el caso de la APCh y la APSAN se da la situaciòn  de un grupo que tiene que mantenerse unido. En el primer caso, la union la impone un territorio nacional indivisible, en el segundo, la pertenencia a la misma institucion internacional, la API.

Un libro acerca de un tema distinto, pero ligado a la historia de la APCh, es el de Silvana Vetö Honorato, titulado Psicoanálisis en Estado de Sitio, publicado el año 2013 por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, sobre la desaparición del Dr Gabriel Castillo, egresado del Instituto de la APCh, el año 1974. La autora, es psicóloga de la Universidad Diego Portales, Doctora en Psicoanálisis de la Universidad de Paris y Saint-Dennis Vincennes en Francia y candidata a Doctora en Historia de la Universidad de Chile. Está bien calificada para estudiar este caso en su bien documentado libro, que a los miembros mas antiguos de la APCh nos tocó conocer, sea en 1974 o en 1999.

En relación al primer periodo yo fui candidato en el Instituto de la APCh y si bien Gabriel Castillo estaba en un curso superior al mio, lo conocí en reuniones de la Asociación y para las venidas de David Liberman. No me tocó presenciar sus actuaciones más polémicas ni su desaparición porque en 1973-74 yo estaba en Estados Unidos. Al volver vi como Omar Arrué planteaba el tema en las reuniones de Directorio de la APCh. Todos los que vivieron el episodio de primera mano coinciden que el presentó alguna psicopatología mayor, y que su desaparición se produjo cuando no estaba en buenas condiciones emocionales.

El libro de Silvana Vetö revisa las evidencia documentales, las actas del Directorio, las participaciones cientìficas del Dr. Castillo, asi como el episodio de 1999, antes del Congreso Internacional que se realizó en Santiago, una década después de la salida de Pinochet. En ese momento se volviò a producir un impasse donde Omar Arrué fue injustamente acusado de haber minimizado el episodio. A los que lo conocemos nos consta de que este distinguido psicoanalista, exdirector de la Escuela de Psicologia de la Universidad Católica y fundador de la escuela de la Universidad Gabriela Mistral, habló en los años de dictadura en la cual  muchos calllaron.

La parte mas interesante del libro de Vetö a mi juicio es la segunda, donde revisa la historia de escisiones y avances del movimiento psicoanalitico desde Freud en adelante. Ya frente a los primeros disidentes como Adler y Jung, Freud joven fue drástico, buscando su rápida expulsion de la entonces naciente API. En ambos casos se invocó para expulsar a los disidentes el decir que no estaban psiquiátricamente bien, lo que solo recientemente para el caso de Jung, después de la publicación de su “Libro Rojo”se ha podido corroborar. Posteriormente surgieron nuevas esciciones: la autora revisa como algunas fueron, hacia la retirada hacia el mundo interno, como la de Melanie Klein, y otros hacia la exterioridad , con los autores que ella denomina freudo-marxistas, como Wilhelm Reich, Otto Fehichel, o Erich Fromm.

Cuando advino el régimen nazi en Alemania y Austria, y se desencadenó la persecucion de judíos y comunistas, la gran mayoría de los psicoanalistas emigraron, muchos como el mismo Freud y su hija Ana, a Inglaterra. Alli había llegado antes Melanie Klein. El libro revisa detenidamente las consideraciones que llevaron al grupo que emigró a los Estados Unidos (Heinz Hartmann, Ernest Kris y Rudolph Lowenstein. el analista de Lacan), a tomar el punto de vista de la adaptación. Ella lo explica desde su punto de vista, que denomina el de la Izquierda Lacaniana, como el aceptar el conformismo al régimen capitalista norteamericano.

Lo anterior ha tenido su correlato chileno, en los años del psicoanálisis triunfalista posterior a la II Guerra Mundial, cuando el profesor Matte era el catedrático de psiquiatría en la Universidad de Chile, y cuando el Dr Carlos Nuñez Saavedra enseñaba la misma materia en la Facultad de Medicina de la Universidad Católica. En esa época también en los Estados Unidos el marco referencial “psicodinámico” era el imperante.

En cuanto a la psicología, el Padre Hernan Larraìn fundó la Escuela de Psicologia que posteriormente dirigió Omar Arrué, y buscó áreas en común con la filosofía escolástica, tema ya explorado por Ignacio Matte. El antecesor de este en la cátedra de psiquiatría de la Universidad de Chile, el Dr Manuel Francisco Beca,  escribió también sobre “Las proyecciones filosóficas del psicoanálisis”.

Vetö muestra como en Chile, tal como en Inglaterra, los analistas kleinianos se refugiaron en sus consultas, lo que hizo que la mayoria de ellos capeara el temporal militarista sin mas pérdidas que la muy lamentable de Gabriel Castillo. En Europa e Inglaterra, el refugio en el mundo interno fue un modo de evitar el involucrarse en la dramática situación de realidad externa que se vivía. Ojalá que en estos días aprendamos de las experiencias del pasado.

Dr Ramon Florenzano

Director Médico IEMP

MEMORIAS, NARRATIVAS E IGNACIO MATTE BLANCO

Entre las lecturas estivales recomendables se encuentra una auto-biografía del poeta, abogado y diplomático Armando Uribe Arce. En “Memorias para Cecilia” (Lumen, Penguin Random House, Santiago de Chile, 2016), este autor nacido en 1933 describe su trayectoria desde sus primeros recuerdos infantiles, hasta su edad actual, cercano según él a su muerte. Sin embargo el fantasma de la mortalidad ronda en su vida desde sus primeros escritos y poemas juveniles.

El género narrativo impera hoy día en historia, psiquiatría y psicoanálisis, y en nuestro medio Anneliese Dörr entre otros, ha elaborado sus aspectos metodológicos y su aplicación en clínica e investigación. Uribe desarrolla, desde su propia perspectiva, el tema de la influencia en su vida del psicoanálisis, habiendo conocido a señores representantes de éste en Chile, como Fernando Allende Navarro e Ignacio Matte Blanco. Describe en este libro sus conversaciones con Matte y la aplicación de la lógica simbólica a su propia biografía. Incursiona también en el pensamiento del creador del psicoanálisis, Sigmund Freud y de uno de los primeros disidentes, Carl Jung.

Desde la perspectiva de otro de los seguidores de Sigmund Freud (Erik Erikson), la interfase entre la vida individual y el contexto psicosocial es importante a lo largo de todo el ciclo vital. En el caso de Uribe, el enfoque transgeneracional es interesante en diversos aspectos: su genealogía, procedente de familias de tradición nacional por lo menos desde la gesta independista (como el presbítero Julián Uribe, miembro de una de las primeras Juntas de Gobierno) y numerosos ministros y embajadores, así como las incursiones en el campo de las letras desde su abuelo hasta el propio escritor, muestran como el zeitgeist es relevante para comprender la patografía individual. Sus auto-reconocidos rasgos obsesivos, tanto en sus actuaciones profesionales como abogado o experto en minería, como en sus poemas y otros escritos, muestran un carácter meticuloso y lleno de rasgos oscuros, junto a lo que lo han hecho un escritor relevante entre los de su generación.

En otro libro popular entre los bestsellers actuales, Niall Ferguson (The Square and the Tower: Networks and Power, from the Freemasons to Facebook; Penguin Books, Londres, 2017) estudia el rol de las redes sociales y de las jerarquías en la historia de Occidente en los últimos siglos. La biografía de Uribe es un ejemplo de la tesis del historiador: el poder se alcanza cuando se conjugan una disrupción de las jerarquías establecidas, que permite que hábiles operadores de redes sociales avancen rápidamente para subir en la pirámide política, social o intelectual. La Iglesia Católica es una de las estructuras jerárquicas más antiguas existentes hasta hoy, y a pesar de sus recientes avatares, persisten siendo un elemento de control social.

La disrupción del orden monárquico francés por la Revolución Francesa permitió que un suboficial natural de Córcega llegara a coronarse Emperador, pero el mismo Napoleón prefirió que fuera el Papa quien lo coronara. En el caso chileno, el vacío dejado por la prisión de Fernando VII permitió que los grupos criollos reemplazaran a la jerarquía española, pero estos grupos (entre los cuales habían muchos familiares de Armando Uribe). Rápidamente crearon una nueva clase gobernante, muy similar a la existente antes de las revoluciones que llevaron a la independencia.

En este interjuego de jerarquías que se establecen lentamente y redes que permiten la movilidad social rápida, la educación es crucial: otro libro actual de Tara Westover (Educated: A Memoir; Random House, Nueva York 2018), muestra como una niña criada por una familia fundamentalista en West Virginia puede conseguir educación hasta llegar a tener un PhD en Harvard, y así superar el círculo de pobreza e ignorancia en el que se mantuvieron sus hermanos. En el caso de Uribe, fue educado en el Colegio Saint George, y su libro muestra como la red de amigos le permitió entrar a un mundo literario e intelectual con profesores o compañeros que le ayudaron en su reconocimiento como poeta y escritor no solo en Chile sino en Europa, donde se desempeño después como diplomático. Su amistad escolar con Jorge Edwards le llevó a la cercanía posterior con Hernán Díaz Arrieta, con Pablo Neruda y con Ignacio Valente, lo que fue central para recibir buenas críticas y recensiones en la prensa.

En el psicoanálisis también se encuentra la tensión entre temas macro sociales y destinos individuales: el quiebre del orden europeo establecido desde fines del siglo XIX y el comienzo de la Gran Guerra permitió que un emigrante de las fronteras del Imperio Austro-Húngaro de origen judío llegara a ser PrivatDozent en la prestigiosa Universidad de Viena. La tensión dentro del psicoanálisis entre el Circulo de Hierro que creó el propio Freud fue con arios que buscaron una psicología profunda no semita, lo que llevó a la disidencia Junguiana. Uribe conoció en Santiago a representantes de ambas corrientes, y tiene en el libro anécdotas interesantes acerca de Ignacio Matte y Arturo Prat.

La filosofía y la psiquiatría constituyen una interface que interesa hoy día, y en distintos ámbitos nacionales e internacionales se revisan las interfaces entre las teorías fenomenológicas de Husserl y sus seguidores, y su aplicación en clínica por Karl Jaspers. En la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile, un grupo dirigido por su actual director, el profesor Fernando Ivanovic convoca a filósofos, psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas para reflexionar sobre estos temas. Este grupo ha sido invitado a la 21° Conferencia Anual de la Sociedad Internacional para Filosofía y Psiquiatría que se realizará en Varsovia en Octubre del 2019.

En Agosto de 2019 se cumplen 70 años de la fundación de la Asociación Psicoanalítica Chilena por el Profesor Ignacio Matte Blanco, en la misma Clínica Psiquiátrica Universitaria. Entre los diversos temas que la mentalidad renacentista y preclara de Matte Blanco estudió, se encuentra su basamento filosófico, que el buscó no en las relaciones clásicas reconocidas por el propio Freud con la Ilustración alemana (con Kant) o francesa( con Descartes), sino en el pensamiento de los escolásticos, y en especial con Tomas de Aquino. Esta hebra de pensamiento fue retomada por el propio Matte cuando dejó Chile para radicarse en Roma, donde murió en la década de los 1980.

Lo anterior, es para volver a señalar como las psicobiografías y las narrativas de historia de vida sean escritas por los propios protagonistas como en el caso de Uribe Arce, como por biógrafos que profundizan en las características humanas y en las familias de los personajes estudiados, son un excelente camino para enseñar acerca de ciclo vital, de clínica y de prevención en salud mental. En el Instituto de Estudios Médicos-Psicológicos realizamos seminarios periódicos acerca de estos temas. Para recibir más información sobre ellos y un listado de nuestros Boletines periódicos, contactar a Josefina Livingstone en http://www.iemp.cl. Dr. Ramón Florenzano. Santiago, Enero de 2019.

Dr Ramon Florenzano Urzua

Director IEMP

 

Psiquiatria de Precision, Personalizacion y Psicoterapias

La práctica psiquiátrica, como ha dicho recientemente Eduardo Vieta, ha cambiado radicalmente en las últimas décadas.  El termino “Personalización de la medicina“ tiene hoy día una doble acepción: el mas tradicional de cuidar la dignidad de la persona humana, y el de personalización genómica: matching de tratamiento con estructuras enzimáticas  específicas.

La precisión de este apareamiento es fundamental. Las clasificaciones psiquiátricas actuales, el DSM 5 y el ICD 11 en su ultimo borrador, son también intentos de personalizar el diagnóstico psiquiátrico para poder aplicarlo con una base neuro-científica a quienes requieren ayuda en el campo de los trastornos emocionales. Esta adaptación precisa de un dilema clínico a un tratamiento específico se puede aplicar también a las psicoterapias.

Un ejemplo donde esto se ha hecho prolijamente es la terapia dialéctico conductual (DBT) diseñado para el tratamiento de la conducta suicida en las personalidades límitrofes. Un primer paso en esa línea fue la manualización de las psicoterapias, donde por ejemplo Strupp en Kentucky diseñó un manual para psicoterapias dinámicas breves. Este manual fue traducido y adaptado a nuestra relidad por Guillermo De la Parra y su equipo. Otro paso en esa línea ha sido los intentos de abreviar las psicoterapias: la terapia basada en esquemas cognitivos de Mardi Horowitz y en las psicoterapias cognitivo-analíticas de Evans y Ryle son dos ejemplos.

Mas recientemente, la terapia de Dianne Fosha es un ejemplo : esta autora hace una guía momento a momento en sus intervenciones clínicas, combinando su marco interpretativo psicoanalítico con su comprensión fenomenológica de la comunicación del paciente con el terapeuta. La técnica denominada AEDP es un intento de desarrollar una psicoterapia de precisión, empíricamente centrada en la transformación del paciente.

El concepto de “fine-tuning”. Desde la astronomía y la macrofísica hay interés en que muchas de las constantes que posibilitan la emergencia de la vida y que son estadísticamente improbables. David Sloan, en la Universidad de Oxford, ha estudiado como este concepto aparece tanto en física de partículas elementales, como en filosofía o teología. La astronomía de los exoplanetas está siendo estudiada por los astrónomos chilenos, y en psiquiatría y la Fundación Templeton reunió un grupo de expertos en el tema en la isla de Creta el año 2017.

Las terapias psicoanalíticas pueden ser entendidas como un proceso de aprendizaje de dos personas, una que solicita y otra que ofrece ayuda, para conocer sus sistemas de comunicación, y usar este aprendizaje en forma unidireccional, para resolver un problema clínico o contextual que enfrenta uno de ellos.

Durante el año 2019 el Instituto de Estudios Médico Psicológicos seguirá explorando ideas pioneras o innovadoras en el campo del diagnóstico clínico, de los tratamientos o de la prevención en la Salud Mental.

Dr Ramon Florenzano

Director Médico IEMP

 

Diciembre 2019

 

Nihil Novum Sub Sole

No hay nada nuevo bajo el sol, dice el dicho en latín, y esto se comprueba en la historia de las ideas y de la medicina. En el primer plano, un buen ejemplo es la vida del gran humanista del Renacimiento Leonardo da Vinci, quien no sólo fue un gran artista, sino un teórico que escribió en sus “Cuadernos” sobre múltiples temas, lo que llevó a que fuera llamado el “Genio Universal”.

En el campo de la medicina, un libro del Doctor Alejandro Goic, ex Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, (Goic A. El Paciente Escindido, Mediterráneo, Santiago de Chile, 2012) nos muestra como hay que distinguir entre ser “un buen médico” de ser “un médico bueno”. Hay que ser primero un profesional que conoce bien su área de especialidad y sub-especialidad, para poder luego relacionarse bien con su paciente y darle una atención humanizada, señala Goic.

Entre los temas que Leonardo Da Vinci desarrolló en detalle estuvo el enfrentar al mismo tiempo pinturas o esculturas de una calidad que ha permanecido hasta nuestros días, con el conocimiento de la anatomía y funcionamiento del cuerpo humano subyacente a la piel. En una biografía muy actualizada de Leonardo (Issacson W. Leonardo Da Vinci: La Biografía. Penguin Random House, Santiago de Chile, 2018).

Entre los temas que revisa Goic desde su dilatada experiencia como médico clínico y educador universitario, se encuentra el rol de los cambios vitales en el gatillamiento de la enfermedad. Nos recuerda el cuestionario de Holmes, que ayudó a explicar hechos tales de que si bien el 80% de la población tiene bacillos de Koch en su sistema respiratorio, un porcentaje muy bajo (2 a 5%) hace la enfermedad tuberculosa en alguna de sus formas. El cuestionario de Holmes, en una escala de 0 a 100, mide la intensidad de los cambios vitales que ha experimentado la persona en los últimos 6 meses, y este autor mostró como quienes juntan mas unidades de cambios laborales o personales en un corto período son los que hacen enfermedades sean infecto-contagiosas o no transmisibles.

Leonardo da Vinci fue un autodidacta, hijo ilegítimo de un notario del pueblo toscano de Vinci, y que por lo tanto no pudo seguir el oficio de su padre. Esto lo llevó a buscar otros caminos en Florencia, donde se formo como pintor y escultor. Sucesivas migraciones, primero dentro de la península itálica y al final a Francia, fueron siguiendo a patronos que financiaron sus actividades: los Sforza, la familia Este, los papas Borgia y el Rey Francisco I de Francia estuvieron entre sus mecenas.

Un tema central en psicopatología ha sido la descripción de síntomas que pueden ser gatillados por diversos procesos mórbidos, o la búsqueda de enfermedades que tienen una esencia común. La fenomenología busca estos hechos que revelan una enfermedad a la base, como por ejemplo la esquizofrenia o la bipolaridad. La epidemiología muestra como la angustia o la depresión son síntomas gatillados por diversos procesos, sea biomédicos o psicosociales.

Este dilema es enfrentado en psicoanálisis, desde Freud, por una aproximación primero fenomenológica, y luego interpretativa. El fundador de la psiquiatría dinámica describió la neurosis de angustia, como un subconjunto de la entonces llamada neurastenia, primero, y luego la ligó a su teoría sobre la sexualidad reprimida.

Un seguidor de Freud, Erik Erikson, desarrolló la psicobiología de la teoría libidinal freudiana, hacia el campo psicosocial, mostrando como el ambiente familiar y social en el cual se desarrolla el niño influirá en su desarrollo adulto. En el caso de Leonardo, podemos aplicar el método psicobiográfico eriksoniano a su preocupación por lo normal y lo anormal: para el la norma estética se refería, como en la Grecia clásica, a la ecuación de verdad, bien y belleza. Las medidas normatizadas de su hombre de Vitruvio, estaban encuadradas dentro de un triangulo y un cuadrado, aludiendo a un problema geométrico que lo intrigó hasta su muerte: la cuadratura del círculo. El paragón de la belleza para el era el hombre joven, y su distorsión venìa con la vejez: muchos de sus “monstruos” eran realmente ancianos, deformados por el paso de los años. Su temor a envejecer lo llevó a representar lo anormal como lo viejo o enfermo.

Para la psiquiatría actual, el tema de si lo anormal es salirse de la norma es tomada por quienes piensan que lo normal debe iluminar el conocimiento psicopatológico, o bien quienes creen que la enfermedad psíquica permite reconocer la normalidad. La epidemiología toma la primera, la fenomenología de los cuadros mentales la segunda de dichas aproximaciones.

La consideración de los aspectos técnicos del diagnóstico psicopatológico y de las terapias basadas en la evidencia, es necesaria para que los profesionales de la salud mental se desempeñen eficientemente. Después de esto, la calidad de la comunicación profesional-paciente es necesaria para la adherencia a tratamientos psicofarmacológicos o psicoterapéuticos, que definen que se consigan los objetivos de los tratamientos indicados.

Dr Ramon Florenzano Urzua

Director Medico IEMP

Cuerpo, Leonardo y el hombre de Vitruvio

El cuerpo y su relación con el espíritu:  El dilema psicosomático ha preocupado a los filósofos desde Grecia hasta nuestros días: la solución hilemórfica aristotélica es re-planteada hoy en términos de neurociencia cognitiva y de genómica molecular.

La solución freudiana:. Los psicoanalistas, desde Sigmund Freud han deliberado acerca de lo que el llamó “el misterioso salto del alma al cuerpo”. El neuropsicoanálisis actual ha vuelto a explorar el rol de la memoria y de las representaciones y su localización cerebral.

La solución heideggeriana: la filosofía como basamento de las preguntas por estar arrojado en el mundo. Carlos Peña en “¿Para que sirve la filosofía?” recuerda como Heidegger re-sitúa el tema en términos fenomenológicos: el ser, arrojado al espacio externo, se desenvuelve a lo largo del tiempo.

La solución wittgenstentiana: la filosofía como lo que se puede decir, la estética y la ética como silencio: lo que no se puede hablar. Paralelamente a Heidegger, Ludwig Wittgenstein conceptúa lingüísticamente la filosofía, y más específicamente la metafísica, como el basamento de lo que se puede decir, a diferencia de la estética y de la ética, donde cada uno puede elaborar sus propias respuestas: en temas de gustos no hay nada escrito, y la norma moral no puede imponerse desde la autoridad. Solo cabe el silencio.

La necesidad de la filosofía es pues siempre vigente: estamos arrojados cotidianamente en un mundo práctico o empírico, y las preguntas filosóficas frecuentemente no tienen respuesta. Las aporías de Hume, corresponden al absurdo de los existencialistas como Camus.

Antes de las soluciones filosóficas o científicas, estuvo el cuerpo  mágico de los mitos griegos, el cuerpo espiritualizado del cristianismo, hasta llegar al cuerpo empírico de la ciencia actual. Un libro importante del siglo pasado fue “La Rama Dorada” de Frazer que es una visión del cuerpo desde la antropología. Este texto influyó en Freud en sus escritos socioculturales: Totem y Tabú, o Moises y el Monoteísmo utilizan ejemplos tomados de Frazer.

Lo anterior lo ejemplifica la vida y la obra de Leonardo da Vinci: Genio universal y símbolo del hombre renacentista, este florentino exploró el cuerpo desde fuera en su período formativo en los talleres de Andrea del Verrochio, y formó parte del gremio de los pintores en Florencia. Posteriormente se dedicó a la ingeniería militar, y al servicio de los Sforza ideó distintas maquinas bélicas que se usaron en las guerras de florentinos, milaneses y venecianos con los franceses. En cierto momento emigró a Roma, donde compitió en pintura con Rafael y Miguel Angel, y fue protegido por el papa León X de Médicis. Allí pintó “La ultima cena” y otras obras religiosas. Sin formación sistemática, aprende anatomía mediante disecciones y desarrolla un método para expresar el movimiento corporal y las emociones de sus retratados a partir de conocimientos anatómicos que el mismo elabora. Su técnica pictórica se basa en el contraste entre luces y sombras, y es un maestro en “sfumato” y en “ciaroscuro”. Al desarrollar su propio taller, primero en Florencia y luego en diversos lugares hasta sus últimos días en Francia, pasa a hacer esquemas lineales de sus ideas para que sus bosquejos fueran desarrollados por sus aprendices.

Leonardo estaba orgulloso de ser “iletrado”: siendo hijo ilegítimo criado en el campo por su madre, una campesina que lo tuvo a los 15 años, no aprendió ni latín ni matemáticas formales, sino que dedujo desde su experiencia directa sus días, que contrastó con la realidad mas que con elaboraciones teóricas. Se ha dicho que hizo su propia fenomenología. Esto lo escribió en sus “Cuadernos” de notas, que han sido estudiados en profundidad solo en los últimos 20 años, como lo relata su biógrafo Walter Isaacson (“Leonardo da Vinci: la Biografía”; Penguin Random House, Santiago de Chile, 2018). En sus período mas productivo, ya adulto, desarrolló disecciones anatómicas de adultos y niños, asi como de embarazos de animales y humanos, para estudiar las relaciones anatómicas, lo que luego utilizaría en su técnica pictórica y como escultor. Iba desde la realidad a la comprensión teórica, mas que desde el conocimiento intelectual a los hechos.

En sus cuadernos Leonardo se planteaba preguntas que luego intentaba contestar con su propia la práctica artística o ingenieril. Sus teorías sobre la visión y otros órganos de los sentidos precedieron por siglos los avances de la anatomía y la exploración mediante autopsias del interior del cuerpo humano. Sus tesis sobre el sentido común precedieron también las deliberaciones de los empiristas escoceses acerca de la confluencia de los diversos órganos sensoriales para dar una imagen integrada de una percepción.

Los cuadernos de Leonardo comienzan en 1487 y llegan hasta su muerte en 1530, y han sido estudiados sistemáticamente. En ellos se repiten el tema de la norma y las deformaciones: el hombre de Vitruvio fue el intento de resolver por un lado un tema matemático y geométrico que lo preocupó (la cuadratura del círculo) y por otra el diseñar el hombre perfectamente proporcionado. Se ha discutido quien fue el modelo para el símbolo posterior de la antropología del Renacimiento. Para algunos fue el propio Leonardo, quien de joven fue extraordinariamente atractivo, para otros era Salai, su paje y acompañante en sus viajes entre ciudades. En todo caso, en sus cuadernos describió prolijamente la relación de la cabeza con el tronco y las extremidades, asì como el largo de estas. En otros grabados exploró la anatomía de la musculatura y partes óseas subyacentes, así como las cavidades craneanas, torácica y abdominal por debajo de la piel del prototipo humano. Los escritos posteriores también han mostrado que esta declaración que terminaba con las visiones teocéntricas y mostraba al “hombre como la medida de todas las cosas”, era una visión antropocéntrica de un ejemplar masculino, y que la figura femenina fue tratada de un modo menos central por Leonardo como prototipo de belleza.

Leonardo inspiró no solo a artistas plásticos y a científicos desde el Renacimiento hasta nuestros días. Su huella en la cultura se refleja en múltiples ejercicios y técnicas que buscan desplegar al máximo nuestras potencialidades (“Gelb MJ. How to Think like Leonardo da Vinci: Seven Steps to Genius Everyday”. Random House, Nueva York, 1998). Entre estos, está su búsqueda de técnicas practicas para ponerse en contacto con la naturaleza y con nuestra anatomía para aprovechar el desarrollo evolutivo: en sus cuadernos se preguntaba tanto acerca de que existía dentro de la cavidad craneana, esperando encontrar allí el sitio de nuestra emociones, como el vuelo de los pájaros, tratando de diseñar sistemas mecánicos que permitirían volar a los hombres, diseñando el primer helicóptero y el primer avión, que no tuvieron existencia real hasta varios siglos mas adelante.

La psiquiatría y el psicoanálisis actuales se han basado en la fenomenología que que explora los síntomas desde la psicopatología (basándose en la epojé de Husserl y su aplicación a la clínica por Karl Jaspers) y el paso interpretativo dado por la psicología profunda de Freud, Jung o Klein. El psicoanálisis clásico se centró en el mundo intra-psíquico, y ha pasado en nuestros días al inter-subjetivismo de los psicoanalistas relacionales. El intento de Leonardo de profundizar en lo que está dentro del cráneo para poder encontrar no solo el asiento de las emociones sino el modo como éstas se traducen a través de la expresión motora, ha sido hoy abordada por el neuro-psicoanálisis, que intenta encontrar las bases bio-químicas y neuro-anatómicas de las teorías formuladas por Freud y sus seguidores. 13. Las miradas psico-biológicas anteriores abren preguntas hacia la sociología y el contexto socio-cultural amplio. Leonardo nació en el campo y emigró joven a una de las ciudades italianas mas desarrolladas en sus días, Florencia. Desde allí pasó a Milán, Pavía y Roma. En esta última, la antigua capital del imperio romano, llegó a ser uno de los principales colaboradores del papa León X. Finalizó sus días con una ultima migración, esta vez a otro país, Francia, donde prestó servicios a Francisco I, en cuyo entorno murió en 1530. El tema de las migraciones por lo tanto no le fue ajeno.

Dr Ramon Florenzano